0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Del dron al asistente personal en la robótica

El siglo pasado, Isaac Asimov soñaba con robots autosuficientes capaces de realizar una infinidad de tareas para facilitar la vida del hombre. 65 años después de la publicación de Yo, Robot, la humanidad puede ver drones volar sobre sus cabezas y coches que se conducen solos.

Para 2010, se estimaba que había 15,000 robots en operación en México, pero hasta hoy no se ha creado un mercado redituable en torno a eso. Estudiantes de la UNAM desarrollaron robots capaces de evitar obstáculos y detectar señales de vida o fugas de gas con la finalidad de apoyar en labores de protección civil. Este año el IPN obtuvo nueve medallas en el Concurso Nacional Guerra de Robots.

Según la organización Silicon Valley Robotics (SVR), la inversión en robótica va en aumento (US$341.3 millones en 2014) al igual que el número de startups desarrolladoras de robots. Pero, ¿en qué se está invirtiendo este dinero?

¿Mi impresora es un robot?

Por definición, la robótica es una técnica que aplica diversas disciplinas como la mecánica, electrónica, informática, ingeniería e inteligencia artificial a la creación de artefactos que sustituyeran a los humanos en ciertas tareas (en ese caso sí, tu impresora es un robot). Sin embargo, el anhelo del hombre siempre ha apuntado a la invención de seres funcionales semejantes a él que pudieran hacer su trabajo.

En 1495, Leonardo da Vinci diseñó al caballero mecánico, un autómata humanoide; en los años 30, durante la Exposición Universal se exhibió un robot con forma humana llamado Elektro; en 1948 aparecieron Elsie y Elmer, dispositivos con comportamiento biológico simple (lograban esquivar obstáculos por sí mismos) y fueron anunciados como aparatos con mentes propias; y en 2000, ASIMO, el pequeño robot humanoide japonés, maravilló al mundo con su capacidad de reconocer caras, moverse en dos pies, hablar e interactuar con las personas.

Leonardo Da Vinci imaginó el concepto de robot: un autómata creado a partir de una armadura medieval ítalo-germana de caballero. Se cree que el robot sería capaz de realizar movimientos humanos: podría haberse sentado, mover los brazos, cuellos y la quijada.
Leonardo Da Vinci imaginó el concepto de robot: un autómata creado a partir de una armadura medieval ítalo-germana de caballero. Se cree que el robot sería capaz de realizar movimientos humanos: podría haberse sentado, mover los brazos, cuellos y la quijada.

Para muchos, un aparato que es manipulado de forma remota, como los drones de juguete o las impresoras 3D no califica como robot. Lo cierto es que son eslabones en la evolución de la simple máquina electrónica al robot.

Robots entre nosotros

Aunque haya sido el deseo de la humanidad durante un largo tiempo, los humanoides no son el único tipo de robot. Estos pueden clasificarse en varios tipos según sus características:

· Drones

El tema de moda. Amazon y DHL están gestionando lo necesario para trabajar con drones repartidores, otros se emplean para filmación de video, algunos con labores de rescate y también los hay juguetes o de carreras.

La gran mayoría son controlados completamente a control remoto, pero algunos están dotados de una “mente propia” como Elsie y Elmer para esquivar obstáculos y llegar a direcciones sin requerir tanta intervención humana.

Los drones son principalmente empleados en la industria del cine, pero se espera su inclusión en otros mercados.
Los drones son principalmente empleados en la industria del cine, pero se espera su inclusión en otros mercados.

En esta categoría destacan empresas como DJI, 3DR, Parrot y startups como eHang y Yuneec. GoPro anunció su entrada al mercado de drones para 2016, lo cual no sorprende a nadie.

· Robots de servicio

Su función es realizar, de forma autónoma, trabajos que antes hacían los humanos como organizar almacenes, limpiar ventanas, acuarios, pintar, servir bebidas o vigilar. Actualmente tienen el mismo impulso que los drones tuvieron hace 2 o 3 años, dijo M.A. Shah, cofundador de la startup minorista de robots Simbe Robotics.

Los robots de servicio pueden cumplir funciones como acomodar inventarios en almacenes.
Los robots de servicio pueden cumplir funciones como acomodar inventarios en almacenes.

· Robots sociales

Seres que interactúan con nosotros. Algunos, como Pepper, son capaces de leer nuestras emociones; otros se encargan del cuidado del hogar, como Jibo. Keecker es un dispositivo autónomo de entretenimiento móvil y Buddy es un asistente personal, profesor, animador, compañero de juegos y niñera.

· Brazos robóticos

Descendientes de esas pinzas mecánicas empleadas en las fábricas. Se han popularizado a tal grado que ahora es posible conseguirlos por unos cientos de dólares. Empresas como Carbon Robotics comercian con ellos ofreciendo las capacidades de un robot industrial (fuerza, velocidad, versatilidad) por el precio de una laptop.

Katia es el brazo robótico de Carbon Robotics
Katia es el brazo robótico de Carbon Robotics

· Cobots

Una contracción de collaborative robot. Básicamente son robots que operan apoyando a los humanos en ciertas tareas o viceversa, siendo apoyados por el hombre. Por ejemplo, las impresoras 3D.

Terreno para emprender

Además de estas categorías, los robots se encuentran en montones de presentaciones, como juguetes, mobiliario, extensiones corporales, etc. En AngelList, el directorio de startups, pueden encontrarse casi 900 negocios relacionados con robots funcionando (y reclutando); casi la tercera parte de los proyectos de la aceleradora de hardware Hax versan sobre robótica.

Están en nuestro día a día y pronto serán más. Hoy es la Roomba, la aspiradora robot que vaga por la casa; mañana todos podríamos tener un Andrew (aquel asistente personal representado por Robin Williams en El Hombre Bicentenario). ¿Qué pensaría Asimov si se despertara después de un largo sueño y descubriera todo lo que este siglo puede hacer posible?

Andrew es el androide al que le da vida Robin Williams en la película El Hombre Bicentenario.
Andrew es el androide al que le da vida Robin Williams en la película El Hombre Bicentenario.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos