0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Reconocimiento facial: desde Rusia hasta México

La ciencia ficción nos ha dado grandes paradigmas de lo que podría ser nuestro futuro, mientras el avance de la inteligencia artificial se vuelve día a día más vertiginoso. Desde las sentencias previas a la perpetración de un crimen (en el caso del icónico cuento de Philip K. Dick), o computadoras tan avanzadas que se independizan del raciocinio humano (como previeron Stanislaw Lem o Isaac Asimov). La realidad es que estos debates son en muchas ocasiones cuestiones propias de nuestro presente.
En esta ocasión ebusinesshoy presenta una disertación sobre el avance de la tecnología de reconocimiento facial. La verdad, nos inspiró una nota de The Economist, publicada por Tom Standage, editor de la publicación.

Rusia: paraíso para los stalkers

Imagine que, en el momento menos pensado, recibe un mensaje de algún desconocido, con el cual (tal vez usted no lo recuerde) se cruzó la noche anterior en un bar. Para la gran mayoría de los seres pensantes que recorren este planeta, dicho acto podría ser únicamente de carácter espeluznante.
Este escenario ya es una realidad en Rusia gracias a FindFace, una aplicación para teléfonos inteligentes lanzada en febrero. Aquella cualidad que tenían los cyborgs de la saga Terminator, para rastrear a sus objetivos y conocer toda la información pertinente de los desdichados que se cruzaban en su camino. Ahora esta característica está en manos no de máquinas exterminadoras del futuro, sino de cualquier mozuelo (o mozuela) con acceso a un smartphone. Simplemente tomas una foto y la aplicación lanzará la identidad del acosado, cotejando la imagen con la base de datos de VKontakte (el Facebook de la ex Unión Soviética) que posee una poco despreciable cantidad de 200,000 usuarios —apenas sí superando el abismo de las startups de social media.
La aplicación fue probada en el metro de San Petersburgo con un 70% de efectividad. Por otra parte, la prueba realizada por la reconocida firma de ciberseguridad, Kaspersky Lab, en sus oficinas de Moscú, obtuvo una calificación casi perfecta, al identificar a nueve de cada 10 personas.
FindFace es considerada un Tinder con tecnología de punta (es decir una aplicación de citas súper poderosa). La aplicación funciona gracias a un software de reconocimiento facial desarrollado por NTechLab, otra startup rusa. Sus fundadores, Artem Kukharenko y Alexander Kabakov, señalan que es mucho más versátil que otras aplicaciones similares. Por si fuera poco, la aplicación te permite localizar a gente parecida a tu crush más acérrimo del mundo de la farándula o algún ex (uno nunca sabe qué manías extraña la gente). La aplicación ya ha sido descargada 650,000 veces y generado más de 3 millones de búsquedas. El sitio de NTechLab señala que están enfocados en hacer del mundo un lugar más seguro y confortable. Pero FindFace está haciendo que mucha gente sienta exactamente… lo opuesto.
Los usuarios de Dvach, una aplicación de mensajería, lo han utilizado para identificar a las mujeres que trabajan como prostitutas y estrellas porno, pasando el chisme a sus familiares y amigos. Pero si a usted todavía no le suena a que esto es un regalo para los acosadores, se demostró que la aplicación sólo puede ser usada para determinar la identidad de mujeres jóvenes.
La compañía, por su parte, promete que tendrá vigilados a los usuarios para etiquetar a las organizaciones o personas que hagan uso inapropiado de su creación. Pero para los fundadores de NTechLab, jugar a cupido es sólo el principio. Dicen que su tecnología tiene el potencial para ayudar en procesos jurídicos, identificando testigos y sospechosos de fotografías o imágenes de videos de circuito cerrado. Lo cual de alguna forma ya está pasando, múltiples fuentes anónimas han usado FindFace para alertar a la policía sobre un par de incendiarios en San Petersburgo. Los desarrolladores también han visto el potencial de su creación para los retailers, para seleccionar a su público objetivo, esto con ads basadas en el comportamiento de los usuarios al interior de la tienda. El reconocimiento facial ofrece, o intenta, el rastreo y fijación de público objetivo, como en la red —pero llevado al mundo real.

Los bigtech entran a escena

No es momento para entrar en pánico. FindFace únicamente funciona en Rusia, pues aprovecha que VKontakte ha hecho públicas todas sus imágenes. Por su parte, Facebook, el gigante azul, trata de mantener toda la información personal de sus usuarios, para sí mismo. Así que sólo Facebook podría realizar una app similar usando las imágenes que tiene a su disposición. No lo ha hecho, pero ha utilizado tecnología de reconocimiento facial para ayudar a la gente a etiquetar fotos, lo cual le ha acarreado problemas en varias partes del mundo.
Facebook no es el único gigante que usa esta tecnología. Google, Tencent y Baidu tienen software que trabajan de una forma bastante similar. Ellos utilizan realmente un tipo de inteligencia artificial llamado “aprendizaje profundo”, que funciona a través de modelos basados en redes neuronales, similares a la arquitectura del cerebro.
Sin embargo, el FaceN (software de NTechLabs), parece estar a la vanguardia de todos. Durante el MegaFace (especie de copa mundial del reconocimiento facial), FaceN se coronó sobre sus similares con un 73.3% de efectividad. Google quedó en el segundo escalafón con su FaceNet. Hasta el momento, ésta es una de las tecnologías que el rey de los buscadores no ha hecho pública, al parecer por cuestiones de seguridad.
Una firma japonesa ha lanzado una visera para engañar a esta clase de softwares. Adam Harvey, un artista estadounidense, ha desarrollado cortes de cabello y técnicas de maquillaje con los mismos propósitos.

En México: tu rostro, tu escudo

Como todo dilema tecnológico, más allá de los problemas que representan para la privacidad, esta clase de tecnologías tiene otros muchos usos prácticos (como se mencionó anteriormente, en cuestiones legales y de marketing). Recientemente en el blog se presentó el caso del Banco Inbursa y la compañía FacePhi.
Al respecto Moneta Technologies a través de Stratus Techologies México presentó la primera solución de reconocimiento biométrico facial como una herramienta de implementación para los usuarios de Banco Inbursa. Lo cual se traduce en que los usuarios podrán acceder a sus servicios financieros únicamente usando una aparentemente inocua selfie.
La solución desarrollada por FacePhi que busca garantizar la seguridad y el acceso del usuario gracias a la aplicación de identificación biométrica (adiós a los engorrosos tókens). Los algoritmos utilizados por la aplicación aunados a la inteligencia artificial consiguen que los datos viajen encriptados y se comparen con un patrón matemático que se mantiene a salvo en los servidores de Inbursa.
Por otra parte, en la segunda generación del iLab Veracruz (aceleradora e incubadora conocida por su lema, “imagina, innova e incuba”) se presentó como proyecto un servicio de registro biométrico. Integrado por Hugo Pérez Pacheco, Liliana Vásquez Ramírez, Guadalupe de la Luz Elías, Martha Patricia Vásquez Rivera y Patricia Martínez Severo, el proyecto prometía que en tres pasos de logueo (huellas de los dedos índices, oreja y reconocimiento facial) el usuario pudiera acceder a su información. Se contactó al Hub veracruzano, pero no pudieron proporcionar a ebusinesshoy datos más recientes sobre el avance que tuvo esta iniciativa.
El reconocimiento biométrico comienza a ser parte del día a día de los habitantes del siglo XXI. Desde el detector de huellas digitales (como los de la línea Galaxy de Samsung); las funciones de reconocimiento entre las computadoras y los smartphones con Windows 10; o simplemente los reconocedores de huellas digitales en el checador de la oficina.
Una de las empresas mexicanas dedicadas a construir estos engorrosos artefactos (para quienes suelen llegar con algunos minutos de retraso) ha incursionado en añadir a su oferta de valor checadores que no sólo reconocen el dedo del trabajador, también su rostro. Ibix es una compañía regiomontana fundada en el año 2000, especializada en brindar soluciones tecnológicas y de sistemas ERP en tiempo real.
La compañía mexicana ofrece cuatro tipos de checadores cuyo precio va de los $3,000 a los US$1,200. La premisa detrás de sus creaciones es que el sistema pueda reconocer en tiempo real una imagen dentro de una base de datos previa. Para ello pueden funcionar de dos formas:

  • Verificación o Autentificación Facial. Coteja la imagen del rostro contra la base de datos existente. El sistema aceptará o rechazará al individuo, de acuerdo a si sus rasgos coinciden o no con las imágenes preexistentes.
  • Identificación o Reconocimiento Facial. El sistema captura la imagen de un sujeto desconocido y arroja la identidad de éste de acuerdo a su base de datos.

La compañía defiende estos modelos por su naturaleza amigable, frente a otros productos biométricos. Su funcionamiento transforma la imagen facial en “plantillas que resguardan rasgos y métricas del individuo con propósitos de identificación y validación, ofreciendo seguridad al momento de comprobar la identidad del personal”, detalla el sitio Web de la compañía —quedando una entrevista pendiente que los directivos prometieron a ebusinesshoy.
También, durante el gobierno de Felipe Calderón, en 2009, se lanzó la iniciativa para generar una cédula de identidad que unificara con la clave única de registro de población (Curp) y los datos biométricos de la persona (iris, huellas dactilares y rostro). El proyecto se echó a andar en 2011 pero fue cancelado en 2015. Esto generó que los datos sensibles de 6.8 millones de niños quedarán en un limbo burocrático.
Sin embargo, la fallida propuesta de Calderón no fue el único acercamiento que esta clase de registro ha tenido con las entidades burocráticas gubernamentales. En mayo la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro Para el Retiro (Consar) y la Asociación Mexicana de Administradoras de Ahorro para el Retiro (Amafore) presentaron que las medidas biométricas serían aplicadas a los trámites de Afore. Esto como parte de un plan para aumentar la seguridad y evitar operaciones como traspasos indebidos o robo de identidad. Sin embargo sólo están contempladas las huellas dactilares y el reconocimiento de iris.
Así quedan señaladas las dos aristas de esta revolución tecnológica. Mientras en otras latitudes ha llegado a ser tan precisa que pueden vulnerar la privacidad de cualquier transeúnte, en México está creciendo cada vez más como una medida con una intención completamente opuesta, brindar un nuevo nivel de logueado adicional para la protección de datos delicados. El problema esencial: ¿qué pasa con los avances de estas tecnologías y los datos recabados al recular los desarrolladores en su implementación?
El debate sobre el reconocimiento facial marca la culminación de una larga serie de argumentos sobre la privacidad personal en la era digital: ahora se puede reconocer a la gente incluso si no utiliza ningún tipo de tecnología. Puedes dejar de usar tu teléfono, pero no tu cara. Esto recuerda también los problemas inmediatos relativos a la inteligencia artificial. Stephen Hawking, Elon Musk y otros traen a la mesa frecuentemente el temor de que las computadoras súper inteligentes podrían dominar al mundo. Pero lo que hemos descubierto, es que el peligro sigue siendo el individuo detrás de la tecnología —y lo que haga con ella.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
222FollowersFollow

Últimos artículos