0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Las fintech en México y el mundo

En la Ópera de los tres centavos, MacHeath, el protagonista de la obra, pregunta: “¿cómo puede competir el ladrón de un banco, contra quien funda un banco?” Es más, en manejo de pagos, préstamos, seguros, transacciones a gran escala, y un gran etcétera, ¿quién podría ganarles?

Los bancos han jugado un papel central en las finanzas y sus negocios están diversificados. Pocos movimientos arriesgados permite su estructura. Por supuesto, su fortaleza puede ser también su talón de Aquiles. Los bancos tienen un gran número de clientes y empleados. Además, deben garantizar la seguridad en cada uno de sus pasos. Todo esto vuelve difícil evitar procesos muy burocráticos e innovar dentro de su institución.

Actualmente, distintas startups han retado el predominio de las instituciones bancarias en las finanzas. Son compañías pequeñas y jóvenes que se desarrollan en fintech. El venture capital cada vez le apuesta más a este sector y la inversión se ha triplicado en los últimos años, alcanzando la cifra de US$12,000 millones en 2014, según el reporte de Accenture, The Future of FinTech and Banking.

La inversión en FinTech en 2014 alcanzó la cifra de US$12,000 millones a nivel global.

Fuente: Accenture. The Future of Fintech and Banking. 2015.

Pero, ¿qué es fintech?

Fintech viene de la contracción de las voces inglesas finance y technology. El término se ha popularizado recientemente, aunque algunos especialistas, como Marc Hochstein, el editor en jefe de American Banker, rastrean su origen desde 1993.
Jorge Ortiz, fundador de Fintech México, considera como fintech a “hacer finanzas a través de tecnología”. Para el Wharton FinTech Club, la palabra se refiere a “la industria económica compuesta por compañías que usan la tecnología para hacer los sistemas financieros más eficientes”.

Fin-tech. s.: Industria económica compuesta por compañías que usan la tecnología para hacer los sistemas financieros más eficientes.

—Wharton FinTech Club

Diego Serebrisky, manager partner de Dalus Capital y Alta Ventures, explica que el fintech refiere a “una empresa de tecnología enfocada en el sector financiero”. Estas empresas pueden “proveer servicios financieros a un segmento, o proveer servicios a proveedores del sector financiero”.
Por ejemplo, se considerarían como fintech las plataformas de fondeo por Internet, pues proveen un servicio financiero a un consumidor final (B2C); al igual que las empresas que trabajan en mejorar la seguridad de las tarjetas bancarias, que ofrecen su servicio a instituciones financieras (B2B).
Aún las definiciones más estrechas agrupan un sector muy extenso. Prácticamente todo lo que la tecnología y el dinero pueden tocar, se vuelve fintech: desde el bitcoin, hasta una terminal de tarjetas para tu celular.
Douglas W. Arner, Jànos Barberis, y Ross P. Buckley, en una investigación hecha en la Universidad de Hong Kong, consideran que se trata de un “nuevo término para un viejo sector”, pues la aplicación de la tecnología en las finanzas existe desde el telégrafo. Sin embargo, para los autores del estudio “The Evolution of FinTech: A New Post-Crisis Paradigm?”, aparecido en Social Sciences Network Research, estamos en una nueva era para fintech, “definida no por los productos o servicios financieros que se entregan, sino por quiénes los entregan”.
Para Jens Muns, director en Reino Unido de una compañía fintech (iZettle, método de pago en línea y vía móvil que ya opera en México desde 2013), quienes lideran esta nueva era son startups que “por su relativa carencia de tamaño, pueden innovar y adaptarse de una manera que las grandes corporaciones sólo pueden soñar”.
¿Cómo logran estas compañías ventaja competitiva ante los gigantes financieros?

La propuesta de valor de una fintech

Las fintech ofrecen servicios financieros “con menos dinero, menos recursos y más rápido”, indica Serebrisky. Jorge Ortiz agrega que, para el cliente, ofrecen “una fricción menor y con menores tiempos de respuestas”.
Serebrisky pone a Clip, un servicio de pagos móviles, como ejemplo: “implementar una terminal para aceptar tarjetas en tu negocio a través de un banco puede tomar hasta seis meses. Con Clip, sólo necesitas un smartphone o una tablet, es más económico y rápido que un banco. En 24 horas puedes ya estar aceptando pagos”.

La reducción de tiempos es posible por la automatización de trámites y la creación de algoritmos que permiten tomar decisiones en menor tiempo. Por ejemplo, algunas fintech de préstamos (como Vouch) toman como criterio para otorgar el dinero solicitado, los contactos que mantiene en sus redes sociales. De esta manera, se vuelve más sencillo obtenerlo para quien no tiene un historial crediticio.

El sector fintech en México

Fintech es un sector que “incluye de 12, hasta 19 subsectores”, comenta Jorge Ortiz. Los sectores que en México están teniendo más desarrollo, en opinión de Ortiz, son “pagos, crowdfunding (que agrupan préstamos, equity y donativos), seguros y bitcoins“.
Hay una pléyade de startups fintech en México. Diego Serebresky menciona algunas. En tecnología o sistemas de cobros, destacan Clip, Sr.Pago, Conekta; en préstamos, Kubo.financiero, Kredito24. Jorge Ortiz agrega a Mimoni.

Fintech crecerá rápido en México.
Para los especialistas, las startup fintech en México crecerán rápido.

Para Serebresky, “en todas hay una gran tendencia de crecer rápido”. Esto se debe a que “el sector financiero ha sido muy traicionado”. Tanto Jorge Ortiz como Diego Serebrisky señalan la baja bancarización en el país como un factor para augurar un rápido crecimiento de las fintech en México.
Es cada vez más probable que las personas accedan por primera vez a un servicio financiero por Internet que por medio de un banco. “La penetración de Internet y celulares dentro de la población mexicana es muy buena. Se espera que a finales de 2016, entre un 70% a 75% de los celurares sean smartphones“, indica Jorge Ortiz.

Es cada vez más probable que las personas accedan por primera vez a un servicio financiero por Internet que por medio de un banco.

De hecho, hay fintechs mexicanas que no exigen tener una cuenta bancaria para dar su servicio, como Sr. Pago. Esta startup ofrece una terminal para aceptar tarjetas bancarias como método de pago sin requerir a sus clientes una cuenta en alguna institución financiera.
La flexibilidad para adaptarse a las condiciones de la población se debe, en parte, a la mentalidad que ya traen quienes dirigen estas startups. Serebrisky señala, “estas compañías se enfocan en el cliente”.
“Un banco no puede cambiar de mentalidad tan rápido, porque cambiar una institución grande y burocrática no es sencillo”, dice Serebrisky.

¿El fin del dominio unilateral bancario?

En el panel “Perspectivas bancarias sobre Fintech y Blockchain“, Roberto Serrano, experto en transformación bancaria de IBM, comentó que “los bancos se encuentran en una situación delicada”. Esto, debido a que “están siendo atacados en sus negocios más rentables”.
Peter Misk, socio en BDC Capital Venture IT Fund, comparte un punto de vista similar. Señala para The Globe and Mail que las fintechs están ofreciendo servicios más baratos, eficientes y actúan con el poder que les da la big data. Pero no necesariamente amenazan a los grandes consorcios bancarios.

La mayoría de las fintechs se enfocan en negocios muy rentables para los bancos.

—Diego Serebrisky,
manager Partner en Dalus Capital.

Diego Serebrisky también opina que “la mayoría de las fintechs se enfocan en negocios muy rentables para los bancos”. Pero matiza, “por su tamaño, no son una amenaza para las grandes instituciones bancarias”. Aún así, no son un competidor menospreciable. “Conformen crezcan, puede tener impacto para los bancos. Los bancos se han dado cuenta de esto, y por eso están invirtiendo también en fintechs. Ven el riesgo de hacer negocios en forma tradicional. Les quitará el mercado”, dice Diego Serebrisky.
Como ejemplo, Serebrisky menciona a BBVA Ventures, división de BBVA Group que “provee fondos y experiencia a prometedoras compañías tecnológicas con disruptivos servicios financieros”, según declaran en su página Web.

Regulación, la fortaleza y debilidad de los bancos

Las instituciones de servicios financieros se han visto por mucho tiempo protegidas por las regulaciones. Varios especialistas, como Jens Muns y Roberto Serrano, señalan esto como una ventaja que anteriormente tenían, pero que ahora puede convertirse en una debilidad.
Justo las regulaciones en el sector financiero vuelve complicado iniciar una fintech. Serebrisky considera que “se requiere experiencia previa en el sector”, ya que “muchos de los negocios pueden estar regulados”. Omitir esta regulación no sólo

Estudia regulaciones en fintech
Conoce bien las regulaciones financieras para evitar problemas innecesarios.

puede costar mucho dinero a la empresa, sino también varios años en la cárcel. Y esa es la peor manera de terminar un negocio.
 
Jorge Ortiz opina que la regulación debe cambiar para impulsar el desarrollo de las fintechs: “Debería haber una regulación según el giro de la empresa fintech, con un marco más específico”.

Hoy se llama fintech, mañana sólo se llamarán”finanzas”

Aunque empresas como PayPal son un ejemplo pionero en fintech, la explosión tanto en inversión como en innovación comenzó a darse a partir de 2008. Arner, Barberis, y Buckley consideran que esto se debe como una respuesta a la crisis financiera de ese año. Un estudio de Kantox, The rise of FinTech in Finance, agrega esta como uno de los motivos: “Después de la crisis, los bancos dejaron de prestar; los negocios tuvieron que lidiar con rechazos en sus líneas de crédito o préstamos bancarios y voltearon a otras opciones de financiamiento”.
“La innovación en el sector financiero ha tardado en llegar”, opina Jorge Ortiz. Fintech México, asociación que él dirige, busca cambiar ese panorama promoviendo la creación de empresas fintech en México.
Para Jorge Ortiz, “ofrecer alternativas a la población no bancarizada” hará que “la banca tradicional vea las ventajas de transaccionar de manera digital”. Esto llevará, de alguna manera, a acelerar la bancarización del país.
Serebrisky opina que no es necesario contar con una cuenta bancaria para la bancarización: “conforme más personas reciban un servicio financiero al que antes no podían acceder, se ayuda a la bancarización”.
Por el conocimiento tanto técnico como de finanzas que se debe tener, “las empresas fintech deben contar con equipos multifuncionales para triunfar”, opina Serebrisky. Como toda startup, tiene la posibilidad de iniciar con equipos de trabajo pequeño que irán escalando con el tiempo.
Fintech es una revolución tecnológica en el sector de las finanzas, que está permitiendo competir a pequeños actores contra quienes han acaparado este sector. Esta es una tendencia que está transformando la forma en que entendemos las transacciones y servicios financieros.
Replanteemos el diálogo de MacHeath: ¿Cómo podría competir quien posee un banco, contra quien innova en los servicios financieros? Sólo apostándole a la innovación.

Comentarios

  1. […] Respecto a los problemas de bancarización, la opción de monetización que presentan algunas consolas de juegos (compras una tarjeta de prepago y no es necesario tener una cuenta bancaria), parece ser una opción viable para eludir este conflicto. Aunque de esta forma, cualquier tarjeta prepagada que se obtiene en tiendas de conveniencia podría ayudar en este aspecto, o quizá alguna opción de fintech. […]

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
222FollowersFollow

Últimos artículos