0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Los países son los nuevos clubes de fútbol

El Brexit me sorprendió, sin duda. No tengo respuestas para la emigración, las guerras, o problemas económicos. Simplemente me parece que en un momento en que el mundo se globaliza y donde la colaboración es esencial, pretendemos asirnos a soluciones pasadas y muy regionales para afrontar problemas del futuro. Puede que no sea la mejor estrategia.
El principio de los vasos comunicantes dice que dos tazas conectadas por la base transfieren el líquido entre ellos hasta que el líquido queda al mismo nivel (en equilibrio) en ambas partes. Es similar a los principios que rigen el mercado, la oferta y la demanda. Si los chinos están dispuestos a trabajar más barato que los estadounidenses, la movilidad laboral haría que los chinos emigraran a Estados Unidos hasta que los salarios fueran los mismos en ambos países.
Las fronteras son una forma de cerrar esta comunicación y artificialmente controlar la calidad y la forma de vida en cada país. Hay varios tipos de fronteras: físicas, para el control de las personas y bienes, de tipo fiscal para controlar los flujos de dinero, etc.
El problema es que por mucho populismo que se haga, las fronteras ya no funcionan como antes. En una economía de servicios, principalmente, la tecnología permite cada vez más el teletrabajo, impedir que la gente entre a un país sirve de poco. El control a través del sistema fiscal y financiero también colapsó, ya que las transacciones se pueden realizar en las monedas digitales, conocidas, como bitcoins, fuera del control de cualquier país. Los sistemas legales son insuficientes para los avances tecnológicos de los últimos años e incluso más si pensamos en lo que está por venir.
¿Qué ley se aplica si Corea del Norte no le gusta una película de Sony (que pasó con La entrevista) y destruye el sistema informático de esta empresa? ¿A quién acude Sony? ¿Es un acto de guerra? O si las apuestas están prohibidas en un país, ¿qué pasa si la gente apuesta en sitios en línea ubicados en otros países? Y no hay que olvidar temas que pueden cambiar profundamente a la humanidad y deben ser controlados, como la ingeniería genética o la inteligencia artificial.
Caminamos asustados por los ataques terroristas, pero no nos importan tanto potenciales ataques cibernéticos, mucho más destructivos. Más de 100 personas (que es una tragedia) el saldo de ataques terroristas; en los cibernéticos, hablamos de millones de personas. Vivimos en una sociedad controlada por lo que los medios de comunicación, como Hollywood, presentan como malo… y perdemos el foco en lo prioritario.

Adiós a las fronteras, hola, mundo

Teniendo en cuenta la evolución del mundo, el concepto de país tiene cada vez menos sentido y se utiliza para exacerbar una patriotismo o justificar la protección de ciertos intereses. Ahí el Brexit o la propia campaña de algunos políticos, ambos casos buenos ejemplos. La estrategia es la misma que se aplica a un club de fútbol, ​​donde el enfoque es emocional y no racional. Estas estrategias se explican en el tribunal de La Haya por Goebel, ministro de propaganda de Hitler y se han utilizado a lo largo de la historia por todo tipo de líderes y facciones.
Un mundo global necesita una supervisión y orden global. Hemos creado herramientas que nos han permitido globalizar, pero no así las medidas de control. Por otra parte, tratamos de mirar el ombligo y construir nuevos muros de la vergüenza para cerrar países. Nuestros líderes tienen que entender la importancia de estos temas y actuar.
En una era de globalización, con los desafíos que la sociedad y la tecnología aportan a niveles nunca antes vistos, ¿nos aferramos conceptos del pasado? Parece que buscamos “tapar el sol con un dedo”.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos