0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Cómo generar tráfico a tu tienda en línea

En un centro comercial las ventas se incrementan los días y los horarios en los que hay más gente paseando por ahí; es decir, cuando hay más tráfico. Lo mismo pasa con las tiendas en línea: es necesario que haya por lo menos un usuario en el sitio para que exista la posibilidad de generar una venta. Algo básico, pero que no necesariamente es bien interpretado por quienes ven en esta métrica la magia del dinero como si nada más hiciera falta.
Aunque es cierto que el tráfico no es todo, sí es el primer paso necesario para que una tienda pueda vender. ¿Cómo consiguen los negocios físicos tráfico? Ubicándose en un buen lugar (una plaza comercial concurrida, por ejemplo), anunciando sus promociones en diversos medios, con letreros atractivos o colocando los mejores productos en el aparador principal. De la misma forma, los negocios digitales pueden implementar algunas estrategias para generar tráfico orgánico o tráfico pagado.

El tráfico no lo es todo, pero sí es el primer paso para que una tienda pueda vender.

Tráfico orgánico

El tráfico orgánico es todo aquel que se genera cuando los usuarios llegan a una página de forma natural. Por ejemplo, cuando el buscador la coloca entre los primeros resultados, cuando la comparten en redes sociales, foros u otros sitios web.

  • · Hacer SEO

    El SEO (Search Engine Optimization) consiste en la optimización de un sitio web –y sus contenidos– para que aparezca entre los primeros resultados en un buscador. Es una disciplina que abarca desde la selección de palabras que se emplean en un sitio web, hasta la calidad de los enlaces, la presencia en redes sociales, backlinks y autoridad, etc.
    Su uso está enfocado exclusivamente en posicionar un sitio dentro de los motores de búsqueda, pero al lograrlo se consigue también dotar a la empresa de cierta autoridad y empezar a ser reconocida como marca. El SEO beneficia sobre todo a comercios electrónicos que participan en un mercado donde la competencia es vasta, como supermercados, tiendas de ropa y accesorios o tecnología.
    La experiencia de usuario, los tiempos de carga, el formato de las URLs y la optimización del código de la página también forman parte de optimizar un sitio, por lo que se recomienda contar con la asesoría de expertos en el tema. Mientras eso pasa, algunos tips básicos son: a) no generar contenido duplicado, b) emplear la página principal sólo para el contenido más destacado y c) usar palabras clave en los metadatos y microdatos de las imágenes (por ejemplo cambiar el título de la imagen de “image.jpg” a “tips-seo-ebusinesshoy.com”).

    · Generar contenido de calidad

    Contenido de calidad implica producir descripciones nutridas de información relevante para el usuario y el algoritmo de los motores de búsqueda sobre los productos o servicios que se ofrecen, complementadas con fotografías estéticamente agradables. Cuando llegas a una página interesante y bonita, ¿a poco no dan ganas de compartirla con el mundo? Para el usuario, llegar a un sitio donde se siente bien, es el equivalente a llegar a un muy buen restaurante que después recomendará a sus amigos.
    El contenido de calidad también se vuelve parte de hacer SEO porque Google prefiere mostrar al usuario sitios web con contenido de alta relevancia. Además de servir como carta de presentación y medio natural de difusión, fortalece el engagement de los clientes con tu tienda y eleva el número de conversiones. Debe ser generado por cualquier sitio web (sea o no ecommerce) y se vuelve imprescindible cuando lo que se vende es un producto físico, sobre todo si se trata de moda o accesorios, porque son pocos los usuarios que se animan a comprar sin tener descripciones exactas de una prenda de ropa.
    En un comercio electrónico de productos físicos, aumenta las ventas, permite elevar el ticket promedio y reduce el número de devoluciones. Fórmulas probadas respecto a contenido de calidad son: a) redactar descripciones optimizadas de los productos, b) incluir al menos cuatro fotografías descriptivas, c) agregar imágenes en 360º y reseñas en video.

  • Sopesa crear un departamento especializado de contenido o acércate a una agencia que pueda generarlo.
    · Crear un blog

    También es parte de crear contenido de calidad. Muchos ecommerces como Linio, Amazon y Shopify lo hacen. El blog puede versar sobre noticias del sitio, incluir reseñas de productos o tips para los usuarios. Por ejemplo, el blog de Homesquad, la startup de limpieza a domicilio, da consejos sobre cómo aprovechar el limón para el aseo del hogar.
    Esto fortalece la relación entre el cliente y el sitio, pero también ayuda a generar tráfico hacia la web. Si alguien estaba desprevenidamente buscando cómo limpiar su estufa y llega la página de Homesquad a través de esa publicación puede convertirse en un cliente.
    Un blog puede aplicarse a cualquier negocio, ya sea que ofrezca un producto o un servicio, aunque aquellos rubros cuyos usuarios están conectados más tiempo en Internet (como la tecnología) tienen un punto a favor. Cualquier tema es bueno para escribir, pero es requisito que se relacione con el producto que ofrecemos.

    · Tener presencia social

    Participar activamente en redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, etc.) y difundir en éstas el contenido y el producto. También se puede intercambiar menciones con otros sitios; por ejemplo, hacer una entrada de blog sobre algún artículo o servicio y comunicárselo a la empresa que lo vende para que comparta la página con sus seguidores.
    La presencia en redes sociales hace que una marca empiece a ser reconocida por los clientes y crea lealtad. El punto importante para el tema de tráfico es que se vuelve un canal más desde el cual difundir el sitio web. Cualquier empresa de cualquier industria puede tener perfiles en redes sociales, pero las que brindan servicios constantes suelen tener seguidores más activos, por ejemplo los supermercados como Walmart o Netflix.
    Las redes sociales empleadas de la forma adecuada pueden lograr humanizar tu marca, cuidar tu reputación como empresa, resolver problemas de servicio a cliente, manejar crisis y generar ventas. Sin embargo no se trata sólo de tener montones de fans, sino de mantenerse respondiendo activamente sus dudas, felicitaciones y quejas. Aunque la forma más fácil de tener shares en nuestras redes sociales sea crear contenido viral, debemos evitar explotar temas que están fuera del área de nuestra compañía; sabemos que un frase de superación se compartiría mucho más rápido que una publicación sobre negocios, pero las interacciones que aporte lo primero no tendrán tanto valor al llegar indiscriminadamente a cualquier público fuera de nuestro target.

Tráfico pagado

El tráfico pagado (SEM) es el que se origina cuando un usuario llega al sitio mediante resultados de búsqueda patrocinados o anuncios patrocinados. Es decir, cuando el dueño del sitio paga a Google u otro buscador o a sitios externos para mostrar a los usuarios ligas a la tienda.
En buscadores se emplean anuncios PPC (Pay Per Clic) basados en palabras clave. Por ejemplo, si buscamos “tienda de ropa” el primer resultado es Suburbia. Eso significa que Suburbia pagó para aparecer cuando alguien digitara “tienda de ropa” en Google. Si damos clic en el enlace, Google cobrará a Suburbia una cantidad pactada previamente. Entre más competitiva sea la palabra clave, se vuelve más cara.
El tráfico pagado funciona muy bien en campañas de marketing que requieren resultados rápidos, por ejemplo cuando se avecinan eventos importantes como El Buen Fin. También resulta conveniente a todos los negocios que requieren tráfico calificado (usuarios con características específicas).
El tráfico pagado bien aplicado puede acelerar el retorno de la inversión (ROI) durante una temporada. Sirve a empresas jóvenes que desean darse a conocer mediante una campaña de Google Adwords e ir ganando clientes.
Pagar por anuncios es una inversión que debe planearse para no tirar el dinero a la basura. Algunos consejos que pueden ayudar a tomar las mejores decisiones son:

  • · Plantear objetivos: deja claro lo que quieres lograr con una campaña pagada. Puede ser tráfico, conversiones, interacción con el público, crecimiento rápido. Con base en eso puedes decidir cuáles son las palabras clave que funcionan mejor.
  • · Conocer a tu público: es necesario conocer los hábitos de los usuarios a los que quieres llegar, ¿pasan mucho tiempo en redes sociales? Entonces lo más conveniente podría ser elegir publicidad en Facebook y Twitter. Si tu producto es aquel al que obligatoriamente recurren a un buscador, Google Adwords sería la opción.
  • · Identificar a la competencia: solamente escribe en Google los términos de búsqueda que usarás como palabras clave. Podrás ver los anuncios de sitios que hacen lo mismo que tú e incluso páginas posesionadas orgánicamente. Tómalos como base para saber qué es lo que funciona.

Tráfico orgánico contra tráfico pagado en buscadores.
Fuente: The Marketlive Performance Index.

¿Conviene más tráfico orgánico o tráfico pagado?

No existe ni existirá una respuesta simple a esta pregunta. Cada uno tiene ventajas y desventajas, dependiendo del giro del negocio o el objetivo de la campaña. El tráfico pagado dirige al sitio un flujo de usuarios de forma inmediata, pero sólo el tiempo que se pague la campaña (y no es redituable pagarla de por vida). Estrategias SEO para generar tráfico orgánico son muy recomendables porque mejoran también la experiencia del usuario dentro del sitio, pero implementarlas suele ser tardado.
Una encuesta de MarketLive demostró que más del 30% del tráfico de las sitios de comercio electrónico proviene del tráfico orgánico, mientras que sólo el 18% es de tráfico pagado. Además hay medios que sostienen que el 70% de los usuarios prefiere hacer clic en resultados orgánicos. Sin embargo, la clave está en seleccionar el que nos permita generar el tráfico adecuado. Para lograrlo, siempre se vale combinarlos.

Es imprescindible analizar los KPIs de nuestro sitio para saber si el tráfico que estamos atrayendo sirve o no para vender.

En este punto, es sumamente importante recalcar que aunque el tráfico es parte del proceso de venta, no es el único factor y que en rara ocasión un visitante será igual a una transacción, menos si no es el visitante adecuado. Por ello es imprescindible analizar los KPIs (indicadores clave de desempeño) de nuestro sitio para saber si el tráfico que estamos atrayendo sirve o no para vender.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos