0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

¿Game Over? Si es freemium, nunca

Jorge Morales tomó el control de su vida desde temprano. Estudió Ingeniería en Sistemas Computacionales para desarrollar videojuegos en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Pero la industria en México se encontraba en pañales y ninguno de sus maestros conocía el tema. Esto no lo desanimó. Inició su aventura con una empresa en desarrollo Web, donde intentó crear videojuegos sin éxito con un spinoff. Entendió que para pasar al siguiente nivel, debía dejar caer al Yoshi: vendió su parte de la empresa a sus socios y con el dinero, creó Larva Game Studios (LGS).
En su etapa de incubación, Larva Game Studios acumuló puntos de experiencia aliándose con Immersion Games, una extinta empresa colombiana de videojuegos que le sirvió de tutora. Juntos crearon Lucha Libre AAA: Héroes del Ring (2010) por encargo de Slang. Desde entonces, Larva Game Studios ha concluido 22 proyectos distintos. Night Vigilante (2015) es su primer desarrollo de propiedad intelectual completamente suyo. Aunque les costó crearlo, lo regalan como app para móviles. ¿Los videojuegos acabaron con su cerebro? No: están probando el modelo freemium.

De premium a freemium

LGS ha probado la comercialización de juegos premium en App Store con Spirits of springs (2014), creado en alianza con Minority Media Inc, desarrolladora canadiense de videojuegos. La startup mexicana participó con el 35% del desarrollo y la inversión. Pero la verdad, a decir de Jorge, la rentabilidad y la cantidad de descargas (que dan buena reputación al buscar inversionistas) aún no reditúan lo suficiente.
Una historia distinta se cuenta con Night Vigilante. Kedoo, comercializadora de videojuegos para gadgets, los asesoró en marketing y estrategias de venta para desarrollarlo. Night Vigilante se obtiene gratis, te envicia, y te vende algo en cuanto lo ames y seas adicto a patear traseros. Ahí las descargas ya superan las 5,000 y se mantienen en aumento.
En Night Vigilante, el usuario puede personalizar el juego y comprar consumibles para mejorar su desempeño desde la app. ¿La ventaja? Su período de recuperación –que cuenta lo mismo con vistas de publicidad a cambio de “diamantes” (intercambiables por armas, ropa o look) y la compra directa de billetes o joyas que permitan comprar ítems– no supera los dos años.

Costos, gastos y retorno de inversión para Larva Game Studios usando el modelo freemium.
Que te lo regalen, no quiere decir que no costó hacerlo. Hay que invertir para desarrollar productos freemium.

No todo es juego

Los nuevos proyectos de Larva Game Studios se dirigen al desarrollo de aplicaciones educativas para un modelo B2B, enfocados en desarrollos para realidad virtual, una tendencia de este año. Por ejemplo, han comenzado el proyecto Stembound e iniciado a recrear la ciudad maya de Palenque para poder verla con unos Oculus Rift como (quizá) alguna vez fue.
Esta búsqueda de nuevas oportunidades muestra la capacidad de Larva Game Studios para innovar en proyectos, probar nuevas estrategias, evaluar los resultados y cambiar sus prácticas o perseverar en ellas, acciones necesarias para mantenerse a flote en los negocios, bajo el modelo descrito por Eric Ries en su libro The Lean Startup (2011).
Un poco de esto hay detrás de Night Vigilante. Probaron un nuevo modelo de negocios, han evaluado sus resultados y, con los trucos aprendidos, persistirán con los juegos freemium, según nos cuenta Jorge Morales.

La era freemium

Los juegos freemium dominan el mercado de las apps actualmente. Los juegos que puntean la lista de ingresos tanto en Google Play como en App Store son freemium. La consultoría App Annie observa un mercado cada vez menos concentrado en los juegos para móviles. Esto puede significar una oportunidad de negocios para desarrolladores independientes como Larva Game Studios.

Estadísticas de crecimiento de aplicaciones freemium.
Fatality a apps de pago. Los juegos freemium multiplican más ingresos.

Pero volver un juego rentable no es sencillo. Obtener un gran número de descargas, ofrecer una propuesta de valor para tener un índice de conversión alto (porcentajes de usuarios que compran premium) y volver a los usuarios apóstoles de la app son algunas de las tareas pendientes, señala Vineet Kumar de la Harvard Business School en su columna “Making ‘freemium’ work”.
Quienes quieren emprender con un videojuego freemium, deben lidiar con un mercado competitivo, pero que mantiene su crecimiento. Países como Brasil, Rusia, India y China se establecen como mercados emergentes atractivos para los desarrolladores de aplicaciones.

Quienes quieren emprender con un videojuego freemium, deben lidiar con un mercado competitivo, pero que mantiene su crecimiento.

La experiencia de LGS le permite conocer algunos combos efectivos para triunfar en el mercado. La alianza con la compañía de marketing de Giovani Dos Santos produjo Street Gol Gold Edition (2015) con un costo de desarrollo menor a Night Vigilante y resultados similares.
Por eso, Jorge Morales buscará hacer más rentable la compañía con desarrollos de bajo riesgo basados en este modelo. Los pequeños juegos freemium de buena calidad son ahora su objetivo, pero no descarta concluir un shooter (juego de disparos) para consolas.
La calidad no puede sacrificarse en el desarrollo de videojuegos, aunque sean gratis. A los usuarios les cuesta espacio de su teléfono descargar cualquier aplicación y pueden ser tacaños con su espacio de almacenamiento. Tu producto debe destacar frente a la competencia, y para ello es necesario contar con un equipo profesional de desarrolladores. Ellos son los únicos que podrán crear un producto adictivo para el usuario y logrará así buenas tasas de conversión.

Los talentos se van a jugar a otro lado

Pero “retener a los talentos es un reto”, considera Jorge Morales. “La industria en México requiere madurar para ofrecer salarios más competitivos, mejorar las condiciones laborales e iniciar proyectos atractivos”. No existen demasiadas personas capacitadas para lidiar con los pormenores de estos desarrollos en el país.

La industria en México requiere madurar para ofrecer salarios más competitivos, mejorar las condiciones laborales e iniciar proyectos atractivos.

—Jorge Morales, CEO de Larva Game Studios.

Larva Game Studios ha dedicado parte de sus recursos para entrenar a su personal, además de mantener proyectos en centros educativos como la Universidad Panamericana. Jorge Morales comenta, con cierta decepción, cómo muchos de sus colaboradores dejaron la empresa al recibir ofertas en Estados Unidos, después de alcanzar un alto nivel en México. La falta de profesionales en el país los obliga a contratar freelancers en el extranjero.
Jorge Morales pudo ser uno de ellos. Antes de fundar Larva Game Studios, tuvo la oportunidad de quedarse a trabajar para Microsoft. Los comentarios de los mismos mexicanos, quienes no creían en las posibilidades del país en el área, lo motivaron a cambiar el nivel de dificultad. ¿Es difícil desarrollar videojuegos en México? Un gamer de verdad siempre escoge Very Hard.
Han pasado ya 10 años desde entonces y, con todas las peripecias, Larva Game Studios no deja el juego.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos