0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Fraudes en línea: medidas para prevenirlos

Quien asume riesgos puede perder; pero quien no los asume, pierde siempre.
S. Tatakower

Como en las ventas offline, el ecommerce no está exento de pandilleros juveniles que encuentran formas de hacer la vida imposible tanto a comercios electrónicos como a cuentahabientes. Por ejemplo, adolescentes sin oficio ni beneficio se dedican a generar bins y comprar online con tarjetas de crédito propiedad de algún desafortunado.
No es extraño que haya un creciente interés por parte de los ecommerces en tomar medidas para combatir estos fraudes en línea. Los bancos protegen al consumidor final. La responsabilidad de probar que una transacción ha sido legítima, recae en los propios comercios electrónicos.

¿Qué pasa cuando se ha cometido un fraude en línea en nuestro comercio electrónico?

Un cuentahabiente tiene hasta 180 días para hacer un reclamo por una operación no reconocida. A esto se le conoce como “contracargo”. Una vez levantada la queja, el banco exige al ecommerce documentos específicos para probar la legitimidad del cargo: firma de recibido por parte del cliente, asegurar que el titular recibió el producto, entre otros requerimientos que no siempre son posibles de cumplir si queremos un ecommerce eficiente. Y esto en 72 horas.
Teniendo esto en cuenta, los comercios electrónicos deben siempre contar con un backup de las transacciones realizadas para hacer frente a cualquier posible contracargo. Útiles, no necesariamente eficaces ya que en más del 90% de los casos el comercio no logra ofrecer los datos suficientes para defender el contracargo o en el tiempo requerido por el banco.

¿Cómo podemos protegernos de los fraudes en línea?

Así como se pueden reducir los robos de mercancías sin entorpecer la experiencia de compra en una tienda de brick & mortars con ciertas medidas de seguridad (como sensores de salida), los ecommerces cuentan con distintos recursos para reducir las transacciones fraudulentas, como listas negras (blacklists) o listas blancas (whitelists).

Los ecommerces cuentan con distintos recursos para reducir las transacciones fraudulentas.

Una lista negra es un registro de entidades que han mostrado un comportamiento sospechoso en el pasado y no queremos que compren en nuestro sitio. Una whitelist funciona al revés, es un registro de entidades en las que confiamos.
Contratar una buena herramienta de fraudes no está de más o, en ultimo caso, proceder a revisiones manuales de algunas transacciones consideradas más sospechosas. Existen algunos agregadores como Conekta, MercadoPago u OpenPay, que tienen sus herramientas propias de fraude, con el inconveniente que establecen reglas transversales a todos los comercios, y no adecuadas a las particularidades de cada uno. Estas suelen ser menos eficaces.
Las reglas se deben adecuar a las características del comercio: el tipo de producto, el margen del producto, el tipo de cliente, la orden media, entre muchas otras variables que se pueden ajustar hasta lograr optimizar las ventas reduciendo el fraude.
Los agregadores mencionados mantienen a niveles aceptables los fraudes, pero generan muchos falsos positivos (transacciones buenas que son rechazadas). Cuando el comercio tiene un margen elevado, un falso positivo puede ser peor que un fraude.
Otras herramientas, como CyberSource, Accertify, Red (Globalcollect) permiten crear reglas antifraude específicas para cada negocio. Son herramientas más caras, con un costo de integración elevado indicadas para comercios ya con un volumen de ventas considerable.
El objetivo principal de toda herramienta de fraude es maximizar las ganancias. Esto se logra al controlar el porcentaje de ventas fraudulentas, reducir tanto las órdenes rechazadas como las revisiones manuales de transacciones sospechosas, crecer como comercio sin aumentar la exposición e identificar y prevenir nuevos patrones de fraude.

objetivo evitar fraudes en línea
Maximizar ganancias es el objetivo de tomar medidas para evitar fraudes en línea.

Como en el juego de ajedrez, podemos adoptar dos estrategias:

  1. Una defensiva. Evitará exponernos. Tomar estrictas medidas de seguridad nos protegerá muy bien de los fraudes, pero también reducirá nuestras conversiones pues volverá el proceso de compra más complicado.
  2. Una arriesgada. Abrir nuestras líneas para conseguir el principal objetivo: vender. Esto no quiere decir que olvidemos las medidas de protección.

Esto depende de varios factores. Más que del volumen, del margen por producto. Los ecommerces con márgenes más pequeños (electrónica, por ejemplo) tal vez prefieran tomar medidas más estrictas de seguridad, porque les es más difícil recuperar las pérdidas por fraudes. Aun así, hay razones para no temer demasiado.
La tasa de contracargos en México es una de las más bajas (1.56%, según datos de CyberSource).

indicadores de fraude online
México tiene una baja tasa de contracargo.

Hasta ahora, el único método 100% efectivo para evitar fraudes es no vender. Iniciar operaciones en línea implica asumir algunos riesgos que deben ya estar considerados en el modelo de negocios.
Luego explicaré con más detalle en este espacio cómo reducir la exposición al fraude sin dejar de vender y qué hacer ante los contracargos.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
222FollowersFollow

Últimos artículos