0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Fondeadora: Foodies, Kickstarter y el hombre del mañana

¿Es tiempo de legislar el crowdfunding? No hace tanto fue noticia el hecho de que las instituciones involucradas estaban haciendo lo necesario para ponerle reglas al juego —dígase la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) con asociaciones privadas como la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo A.C. (Afico) junto a otros agentes de cambio dentro del mundo financiero y del fintech. Ahora con el caso Foodies es momento de poner nuevamente el dedo en el renglón.
En su momento, Vicento Fenoll, CEO de Kubo Financiero, declaró para ebusinesshoy que la regulación debía ser vista como algo favorable para las plataformas de fondeo colectivo. Esto debido a que brindaría seguridad a los inversionistas como a los que colocaran sus propuestas para ser fondeadas. “La regulación tiene que ser vista como una ventaja competitiva, no como un mal necesario”, sentenció Fenoll, ante la incertidumbre que los implicados sentían, pues esto, creían entonces, aumentaría sus costos de operación.

El caso Foodies

Fondeadora, una de las plataformas insignes del crowdfunding en México, fundada por el eGurú del sector fintech, Federico Antoni, se vio implicada en uno de los escándalos más grandes que ha vivido el sector en el país. Foodies se presentó en la plataforma con una promesa: si se levantaban $500,000 entraría en operación. Su giro era brindar a los pequeños negocios de comida la posibilidad de entrar al mercado de las entregas a domicilio. A cambio ofrecían una participación en el negocio. Pero, ¿equity en Fondeadora?
Las plataformas de crowdfunding se dividen entre las que ofrecen recompensas, deuda, donaciones y equity (o participación dentro de la empresa). En el momento que presentamos nuestro reportaje sobre regulación se hizo hincapié en que sólo deuda y equity requerían un tipo de regulación de carácter patrimonial porque en éste, los inversionistas ponen en riesgo su patrimonio.
Fondeadora no maneja equity. Su modus operandi es relativamente más sencillo: recompensas. Los empresarios que solicitan la ayuda monetaria ponen a disposición de los interesados una diversa gama de “regalos” que irán acorde al monto aportado.
La startup propuesta por Miguel “Mick” Islas, sin embargo, ofrecía una participación de la empresa en cuanto esta empezara a ser operativa. Para esto, una plataforma con el colmillo de Fondeadora tomó sus debidas precauciones. Por lo que señaló que este fondeo era de alto riesgo y que quienes se vieran implicados debían estar alerta.

fondeadora_leyenda_alto_riesgo_ebusinesshoy
Alerta de Fondeadora sobre la participación con Foodies.

En México podemos encontrar dos tipos de plataformas que trabajan con equity: PlayBusiness y Crowdfunder. La primera sólo trabaja con empresas que ya estén establecidas y puedan asegurar una participación para los interesados y con un número fijo de posibles participaciones. La segunda se enfoca en ayudar a las startups que desean empezar.
La diferencia se encuentra en una brecha legal, la cual señala que no se pueden ofrecer acciones de empresas no existentes. Por ello Crowdfunder no ofrece acciones como tal: utilizan una especie de vale el cual se convierte en acción en el momento que se establece la compañía. Foodies planteó sus movimientos en este segundo modelo.
El fondeo resultó bastante provechoso, no sólo se alcanzó la meta planteada de $500,000, sino que casi se duplicó, recaudando $963,000. Pero después de meses de espera, no ocurrió nada.
Los 189 inversionistas no recibieron ninguna clase de aviso. Islas simplemente desapareció. De esto, 10 personas, aportaron $20,000; 27, $10,000; 62, donaron $5,000; 34, $3,000. Los faltantes participaron con donaciones de entre $500 y $100.
Entonces se presentó un denuncia legal por fraude.

La respuesta de Fondeadora

Como señalaba la leyenda sobre el capital de riesgo, Fondeadora bien pudo desafanarse del asunto y olvidarse de los presuntos implicados y sus quejas. Sin embargo, había algo mucho más importante en juego: la credibilidad de todo el sector fintech; en específico, del fondeo colectivo.
La principal barrera a la que se enfrenta el sector es la confianza de los usuarios. Todos abogan por la creación de una cultura digital, la cual será capaz de rellenar muchos de los huecos financieros que enfrenta el país.

“Nos tomamos muy en serio el dinero y la confianza de nuestra comunidad. Por ello le daremos seguimiento a un proceso legal”.

Tanto en medios de comunicación, como en la propia plataforma, la postura de Fondeadora y de su director Norman Muller fue de completo apoyo a los Fondeadores: “En Fondeadora ofreceremos asesoría legal y apoyaremos a los fondeadores que confiaron en el proyecto de Foodies. Como primer paso hemos presentado una denuncia y colaboraremos con las autoridades para llevar esto hasta sus últimas consecuencias”, reza su postura oficial.
En actualizaciones posteriores esta postura permaneció: “queremos usar este espacio para darte la tranquilidad y transparencia que mereces”.
Se aclara que ya se presentó una denuncia legal y se añade “Esta decisión la tomamos tras una investigación extensa y repetidos intentos de comunicación con Miguel Islas o algún representante del proyecto. Al no recibir respuesta, nos dimos a la tarea de colaborar con las autoridades competentes para que ellas dicten si Miguel Islas está cometiendo una falta a los compromisos asumidos por él a los fondeadores de su proyecto”.

Junto a la promesa de que la compañía absorberá el monto para devolver el dinero a los afectados, Fondeadora ha demostrado estar a la altura de las circunstancias mediáticas.

Fondeadora no se detiene

A pesar de este contexto, Fondeadora no se detiene. Los fundadores de Fondeadora, Federico Antoni y Fernando Lelo de Larrea, han trabajado para que el emprendimiento nacional se abra camino con proyectos de talante internacional. Otros proyectos de los empresarios mexicanos han alcanzado alianzas de este talante en lo que va del año. Podemos señalar el caso de Venture Institute –donde ambos también se encuentran implicados–, que cambió de piel y en conjunción con la aceleradora francesa se convirtió en NUMA México.
En estos días de tribulaciones, Fondeadora anunció que el gigante del fondeo colectivo llegaría al país, en alianza con la plataforma mexicana. Kickstarter surgió en Estados Unidos y a la fecha ha logrado conseguir más de US$2,500 millones, con la participación de alrededor de 11.7 millones de donadores. Esto se traduce en 113,000 proyectos funcionales. Fondeadora, con sus cinco años en el mercado, no se queda atrás, pues ha ayudado a más de 2,000 proyectos y recaudado cerca de $20 millones.


Fernando Lelo de Larrea en entrevista para Forbes declaró que los interesados en fondearse a través de Kickstarter podrán empezar su registro a través de Fondeadora. Muy pronto se señalarán nuevas especificaciones para seguir adelante.
El proyecto universitario de 2011 sigue creciendo y vadeando problemas. Pronto el caso Foodies será olvidado, pero Fondeadora y el resto de las plataformas conjuradas en la Afico seguirán creciendo. O eso esperamos todos los que sentimos afinidad por esta modalidad del fintech.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos