0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Fintech: tierra de unicornios, ávida por ser explorada

California era una isla llena de grifos y demás bestias. Entre los estratos minerales de su suelo brotaba el oro como el limo del Nilo. La prosperidad de las ínsulas ficticias era sólo comparable a la también mítica ciudad de El Dorado. Llamada así en honor a su regenta, la reina Calafia, era una de las regiones exploradas por Amadís de Gaula. Las hazañas de este héroe caballeresco inspiraron a los primeros exploradores que se adentraron en el territorio que ahora contiene a Silicon Valley.
El fintech (cualquier solución tecnológica a alguna necesidad financiera) es para los ebusiness, una zona cuya exploración promete grandes recompensas, además de ser territorio fértil para engendrar al primer unicornio latinoamericano.
El martes 21 de junio de 2016 se dio a conocer el programa de Política Nacional de Inclusión Financiera, dentro del cual, uno de los principales pilares de desarrollo es el fomento para el crecimiento de las tecnologías fintech. Dichas tecnologías permiten llevar soluciones financieras a los sectores más vulnerables de la población de forma más accesible (burocrática, financiera y hasta socialmente). O, al menos, eso es lo que se espera de este sector.
El crecimiento de la industria es muy endeble, principalmente en materia regulatoria. Esto plantea que en conjunto la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Banco de México, puedan establecer un marco regulatorio que permita a las empresas fintech competir en mejores condiciones.

Fintech: de los pagos cotidianos a las grandes inversiones

El fintech se divide en varios subsectores, entre los cuales creo que debería prestarse especial atención a la industria de pagos, pues es de ahí puede obtenerse un detonante importante para el desarrollo del ecosistema. Pequeños, recurrentes y cotidianos, ayudarían a generar una cultura fintech.
Por ejemplo, tomemos a otro subsector, el crowdfunding. Por un lado se encuentran los que quieren dinero y por otro lado los que quieren invertir. Y no pensando en gente rica, sino en microinversores que puedan disponer de $100 o $500 al mes para aportar a una MiPyme, según la filosofía que les dio origen. Gente que pide dinero existe de sobra. Si regalan tortillas, hasta yo voy y me formo.
Pero esto va más allá. No es tan fácil que un pequeño negocio que apenas cuenta con una computadora o, quizá, sólo un dispositivo móvil, pueda tener la confianza para buscar y pedir un crédito desde una plataforma digital. Desde el otro extremo, no es tan sencillo que alguien desde su celular analice un emprendimiento y diga, quiero invertir tal o cual cantidad en esto, pues no existe una cultura que le preceda.
Pagar las compras del súper, cargar gasolina, los $5.5 del transporte público o hasta un taco, son otra categoría de acciones. Su cotidianeidad  ayuda a generar confianza y esto impulsa una cultura donde las soluciones fintech son algo normal.
Así es como debemos desarrollar el ecosistema, desde las cosas más pequeñas para dar paso a lo más complejo.
Al realizar estas acciones rutinarias, los usuarios descubren que no necesitan cargar efectivo, poco a poco se van introduciendo a las plataformas y la cultura, abre camino a un estilo de vida fintech. Así, llegarán a estratos más complicados: crowdfunding, fondos de inversión, casas de bolsa digitales, etcétera, como un paso natural.

Crowd equity en México. Play Business.
A diferencia de otro tipo de crowdfunding, el crowd equity te da una porción de la empresa que fondeas.

Pagos: efectivo, tarjetas y smartphones

El subsector de pagos es un nivel de entrada. Pero creo que el país debe apostar a los pagos a través de smartphones en lugar de la tarjeta de débito/crédito plástica tradicional, una tecnología que ya casi tiene medio siglo. La verdadera innovación –si queremos distinguirnos como país– debe ser apostar al celular como medio de transporte del valor.
El dinero en efectivo, el billete, es un papel que transporta un valor. La tarjeta de crédito es un plástico que transporta un valor. Vamos a apostarle a un mundo digital, en donde se pueda transportar y comunicar el valor a través de un dispositivo móvil. Aparte de que éste brinda mucho mayor seguridad que los otros dos vehículos.
Estos dispositivos tienen muchísimos más mecanismos de seguridad profundos. Por mero sentido común, puedes cargar mucho más información en su procesador que en el chip de una tarjeta plástica.

La tarjeta de Pagamobil, una propuesta más para solucionar los problemas de bancarización.
La tarjeta de Pagamobil, una propuesta más para solucionar los problemas de bancarización.

Bancarización sin sucursales

Existen en México más smartphones que tarjetas bancarias. Tan sólo de celulares hay cerca de 110 millones de unidades activas, de éstas, 80 millones son smartphones. Esto quiere decir que hay más teléfonos inteligentes que usuarios de tarjetas.
Un chofer de taxi, una muchacha que hace limpieza, un fontanero, un carpintero, pueden no poseer cuentas bancarias, pero tienen un smartphone. Por qué no empezar a bancarizar a esta gente u ofrecerle una solución financiera a través de su teléfono. Es una paradoja: la gente que no está bancarizada tienen una tarjeta potencial en su bolsillo, hay que ver cómo ponerle dinero a esa tarjeta.

Mercado mobile según reporte de App Annie.
El 2015 estuvo muy movido en el mercado mobile, según el reporte de App Annie.

Esto además tiene muchas ventajas. No tienes que irlos a buscar físicamente. A través de una aplicación te comunicas con el usuario. Éste la baja en su celular, recabas datos de una manera muy ágil y le ofreces un wallet mediante el cual puede transportar su dinero.
En materia regulatoria, los wallets por el momento no te pueden ofrecer una tarjeta personalizada por temas de captación (necesitas tener un método de captación del dinero avalado por la ley).
Esto no detiene a esta tecnología. Muchos wallets funcionan en un círculo cerrado. Por ejemplo la aplicación de Starbucks: en una encuesta exprés e informal, puedes descubrir cuántas personas pagan desde la app. Muchísimas.
En cuanto a los bancos hay algunas aplicaciones interesantes, muy estructuradas; sin embargo, la gente debe tener una cuenta con ellos. Si quieres utilizar la aplicación de BBVA Bancomer tienes que ser cliente BBVA Bancomer. Antes de que te puedan ofrecer algo, tienes que pasar por el calvario de ir a la sucursal para abrir una cuenta.
¿Qué están haciendo los bancos para bancarizar? Ahí están las sucursales. Sin embargo, si el usuario no se acerca, ellos no se esfuerzan mucho. ¿Acaso ves que realicen jornadas de bancarización en los pueblos remotos de México? No.

Remesas

Éste es el segundo subsector que creo debe ser atendido y, de ser así, generará muchos beneficios tanto económicos como sociales, con un impacto trascendental. Por el lado económico, representa  la mayor entrada de divisas al país, incluso por encima de la venta de petróleo: US$25,000 millones que con el tipo de cambio actual, representan una inyección brutal y directa al gasto de la gente.

Inversión 2015 FIntech
US$14,000 millones durante el último año, así como un 16.41% de crecimiento durante el primer trimestre del 2015, ése es el crecimiento en inversión que ha tenido la industria.

El aspecto social de la remesa va más allá del fintech. En algunas ocasiones las comisiones pueden alcanzar 20% del costo de transacción. Si un trabajador envía US$500, su familia terminaría recibiendo US$400. Esos US$100 que deja de recibir la familia son muy importantes. Además, cobrar ese dinero puede englobar otros gastos y riesgos, como viajar a pueblos vecinos en donde exista una corresponsalía.
De esta forma al crear una aplicación de remesas que dé solución al envío de dinero crossborder, dará una solución replicable, que puede llevarse a otras naciones y divisas. Alguien que esté en Chicago podrá mandar desde su celular dólares a su familia en México. Ellos lo recibirán inmediatamente, con una comisión muy baja, y el dinero quedará en su celular protegido con una contraseña, etc. ¿Imaginas el impacto social?
Las startups que solucionen estos problemas podrían lograr crecer lo suficiente como para convertirse en el primer unicornio de Latinoamérica. El fintech, por otro lado, podría representar un hito disruptivo que cambiaría el modo de inferir pagos o créditos o cualquier otra transacción que involucre transportar valor en la billetera.
Latinoamérica Google Techstars
No estamos lejos de que un unicornio surja en Latinoamérica.

Un cambio tan radical como el paso de la moneda al billete.
Promovamos el estilo de vida fintech, ayudemos a que más mexicanos tengan acceso fácil y seguro a servicios financieros a través de la tecnología; hagamos de México el primer país fintech friendly del mundo.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos