0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

¿El próximo unicornio será latinoamericano?

En el argot de los negocios un “unicornio” es una compañía que alcanza un valor de US$1,000 millones desde sus etapas de levantamiento de capital. Si este término se acuñó haciendo alusión a la criatura mitológica –por lo difícil que resulta lograr esta hazaña–, hasta el momento pensar en un unicornio latinoamericano raya en lo inverosímil según algunos expertos.
Sin embargo, Techstars –fundación no lucrativa que apoya a emprendedores tecnológicos con becas, patrocinios e inversiones–, con el apoyo de Google, lanzó en nueve países latinoamericanas una convocatoria. Los afortunados: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Perú y República Dominicana. Quienes participaron de los foros que organizó Techstars, recibieron una serie de talleres de discusión para sondear el ecosistema. De tal manera que participantes y censores lograron identificar los puntos débiles de las startups en cada nación y así entendieron cómo fortalecer a los emprendedores latinoamericanos. La meta, en un futuro no muy lejano: que alguna de las propuestas de emprendimiento dentro de la región se convierta en un unicornio.
De los resultados obtenidos surgió el documento, Fomentando el ecosistema emprendedor en Latinoamérica, el cual se presentó la semana pasada en Medellín, Colombia, durante el Global Entrepreneurship Congress.
¿Qué se detectó a grandes rasgos? Los altibajos económicos sentaron las bases en la región para la cultura del emprendimiento. En otras palabras, los malabares con la quincena ayudaron a los latinoamericanos a convertirse en la segunda región más emprendedora del mundo, según el Banco Mundial. Los obstáculos que se deben sortear, según Techstars, son los siguientes.

Talento

El esquema tradicional de educación no está generando los suficientes profesionistas especializados para impulsar el ecosistema. Aunque en México tengamos ingenieros de sobra, también se necesitan más especialistas en diseño, visualización, análisis de datos, growth hacking, marketing digital, entre otros.
Iniciativas como Dev.F. en Guadalajara u Open Hack Nights que buscan acercar la cultura hacker al emprendimiento, ayudan a acortar estas brechas.

Cultura

El estudio señala la tendencia de los jóvenes latinoamericanos a decidir emprender en lugar de buscar trabajo. El principal obstáculo cultural que encontró esta institución para que la pulsión devenga innovación, radica en la aversión al riesgo y al subsecuente fracaso. Temer a volver a empezar de cero, en lugar de percibirlo como un medio de aprendizaje. Sin embargo no sólo es una cuestión cultural, sino que también influyen las políticas que existen hacia la bancarrota, las cuales todavía frenan regiones de alto crecimiento emprendedor, como Santiago de Chile, ciudad a la que algunos ya se refieren como Chilecon Valley.

Densidad

Los gobiernos deben fomentar programas que ayuden a aumentar la densidad de las startups. En este ámbito figuran los clústers y coworking.
Estos espacios no sólo ayudan a encontrar soluciones a problemas entre varios emprendedores, sino que también ayudan a atraer inversionistas. En Antigua y Guatemala encontramos Impact Hub; en Bogotá y Medellín, Atom House; en México, se encuentra Centraal (que recientemente pasó a formar parte de los Tech Hubs de Google), The Pool, Impact Hub, Startup México y un largo etcétera.

Capital

Mayor riesgo y mayor retorno de inversión. Esta es la premisa que deben aprender los inversionistas de la región. Aunque puede parecer que lo más difícil es obtener el capital para echar a andar empresas tecnológicas, el verdadero problema es la visión divergente entre inversionistas y emprendedores.
Normalmente los venture capital se enfocan en encontrar resultados a corto plazo en lugar de tener miras más ambiciosas en un tiempo mayor. Diversos programas públicos pueden aportar capital semilla en sumas que pueden alcanzar los US$500,000. Con estos financiamientos las startups pueden volverse más atractivas para los posibles inversionistas. En México encontramos, por ejemplo, las diferentes convocatorias del Inadem.

Ambiente regulatorio

Los principales problemas a los que se enfrentan las startups tecnológicas se relacionan a los trámites burocráticos. Los gobiernos deben simplificar los procesos, no sólo para abrir, sino también para cerrar empresas. Ayudarlos a fracasar para seguir adelante. Porque en México y el mundo, el problema actualmente son los altísimos costos para cerrar una empresa.
En el país ya se han dado algunos pasos tempranos para ayudar, fomentar y regular las startups y los negocios de caracter tecnológico. Recientemente podemos citar las reformas que se hicieron Ley Federal de Protección al Consumidor y a la NOM-151-SCFI-2012. Respecto a agilizar los trámites burocráticos, la convocatoria 1.2 del Inadem, destina $2 millones a este fin.
En conclusión, el informe de Techstars, parece señalar sólo una cosa: para que Latinoamérica tenga a su primer unicornio, debe primero aprender a asimilar el fracaso y volver a montarse en la bicicleta con el apoyo económico, moral y operativo de gobierno e iniciativa privada.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos