0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Robots en la vida cotidiana (y cómo ganar dinero con ellos)

En la feria COMDEX de 1992, IBM presentó el prototipo del primer teléfono inteligente de la historia: IBM Simon Personal Communicator, un celular que combinaba las propiedades de un teléfono y una PDA. Hace 15 años, los teléfonos inteligentes eran exclusivos de early adopters y no fue hasta el lanzamiento del sistema operativo Windows Pocket PC que se popularizaron hasta convertirse en el artículo de primera necesidad que son ahora.
Al igual que los smartphones y otros desarrollos tecnológicos, la robótica sigue una curva de innovación que convierte cosas que en algún momento de la historia parecieron impensables en necesidad. ¿Llegarán los robots a ser tan indispensables como los teléfonos inteligentes? Quizás.

La aspiradora robot Roomba vendió más de 200,000 unidades su primer año.
La aspiradora robot Roomba vendió más de 200,000 unidades su primer año.

De hecho, ya están entre nosotros y, aunque muchos todavía no son artículos básicos en los hogares, se venden y muy bien. Por ejemplo, la Roomba, una aspiradora inteligente de iRobot lanzada en 2002, a sus 10 años en el mercado, había vendido 8 millones de unidades (200,000 en su primer año) y recogido 1 millón de toneladas de polvo. En este punto, es importante hacer énfasis en la existencia de diferentes tipos de robots, desde los drones capaces de conducirse sin ayuda humana, hasta los asistentes personales completamente autónomos.

Un robot para todos

¿Cuánto tiempo será necesario para que los robots más complejos (como los sociales Pepper, Buddy, Jibo, etc.) pasen a formar parte de nuestras vidas diarias? Es probable que no tanto. El desarrollo de los asistentes personales va viento en popa y no son pocos los que circulan en el mercado; sin embargo, el tema central es cómo hacer que el público los consuma.
En el ecosistema de la adopción de tecnología, se encuentran cinco especies que acogen los desarrollos poco a poco hasta que se convierten en productos cotidianos:

  • · Innovadores. Interesados en cualquier cosa que sea nueva, dispuestos a pagar un alto precio por estar entre los primeros en tenerlo.
  • · Early adopters. Líderes de opinión que adquieren los productos descubiertos por los anteriores y aprenden a aprovecharlos. Su categoría de personas públicas o con credibilidad permite que influyan en el siguiente escalón.
  • · Mayoría temprana. Los que compran tecnología sólo cuando están seguros de que es complemente útil y necesaria en sus vidas, es decir, una vez que ha sido probada por los early adopters y calificada de manera positiva.
  • · Mayoría tardía. Únicamente consumen los productos cuando se ha comprobado su funcionalidad y el precio lo permite.
  • · Laggards, tradicionalistas que se resisten de cierta forma a la tecnología y tienen que ser forzados a consumirla por los hábitos que los rodean o las prácticas que suscitan en su ambiente inmediato —por ejemplo, sus círculos profesionales, familiares y amistosos.

Una de las claves para que la mayoría de los consumidores se apropien de un producto nuevo es el precio. Los desarrolladores de tecnología deben esforzarse por encontrar la manera de ofrecer precios competitivos que superen la categoría de lujo eventualmente… al menos si desean que su producto gane una posición destacada entre las masas. Las compañías han sabido entender eso y hoy podemos encontrar robots asistentes a precios realmente accesibles.

  • 1. Jibo. Una simpática cabeza de robot capaz de hacer decenas de cosas: tomar fotografías (detecta rostros y sonrisas), contar cuentos, hacer recordatorios, controlar las luces y el sonido, reproducir mensajes de voz, hacer videollamadas, pedir comida a domicilio, etc. Disponible en Home edition y Developer edition por tan sólo $US749.

https://www.youtube.com/watch?v=3N1Q8oFpX1Y

  • 2. Buddy. La niñera robótica de Blue Frogs Robotics que reconoce caras, que reproduce música, videos, lee mensajes, responde llamadas, vigila la casa autónomamente y permite vigilarla desde el smartphone, controla los dispositivos conectados, toma fotografías, graba video, hace videollamadas y juega con los niños. El precio básico es de US$649.

  • 3. Pepper. El robot japonés humanoide de Aldebaran, enfocado en hacer crecer a las personas. Puede leer las emociones mediante un análisis de los gestos de la cara y el tono de voz, con base en eso, cambia su comportamiento para mostrar empatía. Funciona como un compañero ideal para personas de la tercera edad, con alguna discapacidad o niños. Aunque no tiene tantas funcionalidades prácticas, su propuesta de valor es la naturalidad, prácticamente humana, con que se desenvuelve. Precio: US$1,600.


Si hasta ahora los precios no parecen accesibles, basta con decir que los Jibos están agotados y tienen una lista de espera; Buddy reunió más de US$600,000 en Indiegogo cuando sólo esperaba US$100,000; y Pepper agotó 1,000 unidades en menos de un minuto en junio de 2015. Además de eso, sus precios no son exorbitantes. Una Roomba puede costar US$899.99 y un iPhone 6S Plus puede alcanzar los US$949. Una de las motivaciones del los creadores de robots sociales es que no superen el valor de una mascota y lo están consiguiendo (consideren que un Bulldog Inglés tiene un costo de alrededor de US$2,000).

Buddy superó con creces su meta en el Indiegogo.
Buddy superó con creces su meta en el Indiegogo.

Asistentes personales y negocios: de la moda al canal de venta

La adopción de la robótica en la vida diaria y, en específico, de los asistentes personales, no se trata tan sólo de una tendencia pasajera o la adquisición de artículos de lujo. Factores como la baja de los costos de producción, la competencia y la popularidad contribuyen a que más personas puedan acceder no sólo a los robots, sino también a los servicios que estos ofrecen.

Las personas pronto estarán más conectadas a los asistentes personales para consumir y será necesario adaptar sus servicios a estos.

Ya se ha hablado de Mezi, un asistente de texto fanático de las compras que contribuye a agilizar el proceso de venta en beneficio de las conversiones. Los asistentes robóticos también están conectados al mercado y ofrecen la posibilidad de adquirir productos y servicios de forma fácil y rápida. ¿Tienes hambre? Puedes pedirle a un robot que encargue comida a  domicilio. ¿Necesitas imprimir una fotografía? Pídele al robot que la mande a un servicio de impresión. Los androides podrían monitorear la despensa de la casa y avisarte si falta algo (si la garrafa de agua se está agotando o si te estás quedando sin limpiador de piso), e incluso hacer el encargo y solicitarte únicamente la aprobación.
Cualquier negocio que tenga en la mira crecer junto con el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés de Internet of things) deberá tomar en cuenta que las personas pronto estarán más conectadas a los asistentes personales para consumir y que será necesario adaptar sus servicios a estos. Nadie debería sorprenderse cuando Jibo encargue una pizza o Buddy salga a la puerta a recibirla.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos