0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

English English Español Español
0,00 MXN

No hay productos en el carrito.

Cuando las leyes nos alcancen: crowdfunding

Amelia no compra por Internet desde que a su amiga Priscila le entregaron un producto equivocado. Cuando su hermano Pedro le propuso invertir a través de una plataforma en línea, dimitió la oferta. Pedro compró acciones de un prototipo de dron porta cervezas. La plataforma no pudo llegar a una masa crítica suficiente para seguir costeando su operación. El dinero de Pedro se perdió. La falta de una metodología transparente que detallara los procesos frente a este posible escenario, afectó a todos los usuarios e hizo que otros como Amelia reafirmaran su desconfianza frente al ecommerce y, en particular, las fintech de fondeo vía Internet.

No todo está perdido ni es éste el fin de estos nuevos modelos de negocio. A mediados de la semana pasada el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Jaime González Aguadé, declaró que este organismo está trabajando en regular las plataformas de crowdfunding en el país.

Señaló retos como cuando la actividad de los sitio Web tiene base en países como China. También señaló la labor que otras naciones, como Canadá, han realizado en la misma materia. Esto llevó a Ebusiness Hoy a explorar, pros y contras respecto a los esfuerzos que las instituciones están llevando para cumplir este cometido, además de señalar los beneficios y desventajas que esto representará para el mercado floreciente del fintech en México.

El crowdfunding es un tipo de financiamiento colectivo para emprendedores que se realiza a través de Internet. Los cuatro principales tipos de modelos son: 1.- recompensas, 2.- microdonativos, 3.- de deuda y 4.- de inversión o aportación de capital. Los primeros dos no necesitan una regulación financiera, quizá fiscal o de protección al consumidor cuando no se obtiene lo prometido a cambio del apoyo. Sin embargo, lo que corresponde a los modelos de deuda y de inversión a capital, sí requieren de un tipo de regulación patrimonial que permita proteger a las personas que ponen en riesgo sus recursos, como explica Vicente Fenoll, fundador y CEO de Kubo Financiero.

¿Por qué una regulación?

Para Federico Antoni, presidente de la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (Afico), hay dos temas que le dan sentido a esta clase de regulación:

  1. México se encuentra muy rezagado en términos de penetración de servicios financieros; acceso a deuda para personas físicas y morales; cultura de inversión; y (por supuesto) de ahorro.
  2. Por otra parte, hay muchos modelos basados en tecnología que los servicios financieros sean más ágiles, dinámicos, modernos, innovadores y escalables. En su gran parte están relacionados a proporcionar préstamos, como Mimoni, Kueski o Cohete. Otros, se basan en modelos con lógica de crowdfunding.

Esta es una oportunidad para que el gobierno cree un contexto regulatorio a los modelos de crowdfunding para ayudarlos a crecer y subsanar todos los huecos que tienen la cultura y los servicios financieros en el país.
Por su parte, Fenoll añade que el principio de estas iniciativas es proteger el patrimonio de las personas que ponen su capital en riesgo. Lo oportuno de estas intenciones, es hacer una regulación que genere transparencia.
Cuando prestas dinero a un desconocido a través de la plataforma, el riesgo es que no resulte viable, no logre generar masa crítica suficiente para cubrir sus gastos de operación, o su tecnología no sea adecuada y, en consecuencia (por uno o más de estos factores), no pudieron seguir operándola. Hay que esclarecer los mecanismos para que quienes prestaron dinero puedan recuperarlo.

La regulación tiene que ser vista como una ventaja competitiva, no como un mal necesario.

Además, continúa Fenoll, es necesaria una estandarización de la información que presentan las plataformas, el nivel de transparencia para que los usuarios puedan tomar decisiones adecuadas. A esto también deben tomarse medidas para evitar operaciones ilícitas, como lavado de dinero o evasión de impuestos.
La regulación tiene que ser vista como una ventaja competitiva, no como un mal necesario. A partir de proteger al consumidor, podemos ofrecer mayores garantías que brinden confianza a quienes se interesen por ser parte de estos modelos.
Esto beneficiará al mercado mostrándole que este tipo de empresas son confiables. La Asociación Mexicana de Internet (Amipci) señala que el principal factor para que los usuarios no quieran proporcionar datos financieros a tiendas en línea es la seguridad, con un 77% de frecuencia.

Compras en línea factores barreras
Fuente: Amipci. La seguridad es la principal barrera para la conversión de compras en línea.

Retos del crowdfunding

Norman Müller, CEO y fundador de Fondeadora, explica que no se permite hacer una oferta pública de acciones a más de 100 personas a través de medios masivos, radio, televisión, y dependiendo de la persona que vaya a juzgar el acto, Internet puede ser considerado un medio masivo.
De manera muy clara en países como Estados Unidos, con el Jobs Act, se ha empujado para que esta restricción se levante de manera organizada y con información para el consumidor —pero que permita a los emprendedores conseguir financiamiento, no sólo de inversionistas calificados, sino de una cantidad mayor de personas interesadas en ser parte de tu proyecto.
Después de la crisis de 2008 fue más difícil para los emprendedores conseguir financiamiento, narra Gabriel Cortina, CEO de Crowdfunder. Normas como el Jobs Act, en Estados Unidos, permiten la liberación de medidas que acortan el funcionamiento del crowdfunding de equity. “Lo cual ayudará a mover fondos que actualmente se encuentran bajo el colchón o en un banco con un rendimiento menor a la inflación”, señala Cortina. Cuando no hay una ley expresa, los particulares pueden realizar actividades que no contravengan a la ley. En este caso hay una ley expresa que limita o restringe la actividad que realizan algunas plataformas.

La regulación del crowdfunding ayudará a mover fondos que actualmente se encuentran bajo el colchón o en un banco con un rendimiento menor a la inflación.

Para sortear la actual legislación cada plataforma ha actuado de formas diferentes para adaptarse a ella. Por ejemplo, Play Business actúa a través de un contrato de obra determinada. Crowdfunder sólo trabaja con empresas ya existentes, con tracción y que prueben ser escalables. Ofertan a no más de 99 inversionistas.

Las financieras operan en un limbo regulatorio, no dentro de un contexto que les permita crecer y dar certidumbre de que están trabajando en un marco legal adecuado, “para dar mayor seguridad tanto a inversionistas que inviertan en capital o deuda, así como a quienes piden capital, a través de estas plataformas”, detalla Antoni.

La principal amenaza que enfrentan estas iniciativas proviene del propio ecosistema. Vicente Fenoll explica que los emprendedores temen a la regulación porque esto podría encarecer sus procesos de operación. La regulación tiene un costo que deben asumir para proteger a sus usuarios. La regulación permite prestar un sello de confianza, lo cual a la larga aumentará la densidad de los usuarios.

Crowdfunding México
¿La regularización de los distintos tipos de crowdfunding, ayudará o relantizará el avance del Fintech en México?

Acciones para mover la economía

El contexto es ideal, advierte Antoni, para aprovechar la energía. Muchas organizaciones vinculadas al gobierno y de gobierno se han dado cuenta de un doble contexto: la oportunidad de aumentar la inclusión financiera. Y la necesidad de enmarcar estas actividades que ya están ganando volumen en un contexto regulatorio pertinente.
En México y en Latinoamérica ha habido un conjunto de voluntades lideradas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su división Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin). La institución generó un proyecto donde sumó a (Nacional Financiera (Nafin), CNBV, Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), Presidencia y Afico a discutir y a apoyar que la industria se desarrolle, de la mejor manera y la manera más rápida posible, continúa Antoni. “Tenemos la enorme ventaja, en particular Estados Unidos con el Jobs Act, Inglaterra, Nueva Zelanda, han creado sus leyes que nos sirven como guía. No sólo compartimos el deseo. Somos participes, y se nos escucha”, agrega el experto.
En resumen: el fortalecimiento de normas y reformas de ley –cuando son adecuadas y existe un verdadero acercamiento entre quienes legislan como de quienes son actores del fenómeno que se busca regular–, ayudarán al crecimiento de los mercados que se buscan apoyar en cuanto den los primeros resultados. En Ebusiness Hoy hablamos anteriormente de la Norma para digitalizar a México y de las nuevas regulaciones que impuso Profeco al ecommerce. Esperemos que entre sí, todas estas iniciativas sí conduzcan a encontrar soluciones y a la brevedad posible, pues el fintech gana terreno y no se detiene.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

3,179FansLike
90FollowersFollow
223FollowersFollow

Últimos artículos